Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


Puentes de bendiciones 

Éxodo 17:1-7, Patriarcas y profetas, págs. 303, 304. 


t I las estado alguna vez realmente sediento 
CU y no podías encontrar algo para beber? Así 
es como se sentían los israelitas cuando llegaron a 
su nuevo campamento y no encontraron agua. 
Sucedió más o menos así. . . 

Otra vez era hora de mudarse. Los 
israelitas estaban acostumbrándose a 
acampar. Ahora podían levantar o desarmar 
sus tiendas rápidamente. La vida en el desierto 
era muy diferente de la vida en Egipto. En 
Egipto tenían que trabajar como esclavos cons- 
truyendo palacios y templos. Ahora ellos esta- 
ban yendo de un lugar a otro, siguiendo la 
dirección de Dios. 

Dios había provisto para ellos de muchas 
maneras diferentes. Los había protegido cuando 
todas las plagas cayeron sobre Egipto. Cuando el 
Faraón los persiguió, Dios había abierto una vía 
de escape a través del mar. Hacía unas pocas 
semanas Dios les 
había provisto de 



maná, el alimento para ellos. Podían ver la pre- 
sencia de Dios en una inmensa nube durante el 
día y una nube de fuego por la noche. 

El desierto era un lugar inhóspito. Llegaba a 
estar tan caliente durante el día que casi po- 
días cocinar sobre las piedras. En las noches la 
temperatura estaba fría. Necesitaban taparse 
para mantenerse calientitos. 

Habían llegado a Refidim, su nuevo lugar 
para acampar. Después de la prolongada cami- 
nata, todos estaban cansados, sedientos, y lle- 
nos de polvo. Las crías del ganado demanda- 
ban agua. Las ovejas y los cabritos hacían eco 
a esa solicitud. Los burros rebuznaban y patea- 
ban, añadiéndose a la súplica. Solamente los 
camellos no parecían preocupados porque no 
había agua. Ellos almacenan agua en sus cuer- 
pos y pueden pasar sin ella por algún tiempo. 

Todos miraban alrededor, pero no había 
agua. La gente empezó a preguntarse unos a 
otros si habían encontrado algo 
de agua. La respuesta siempre 
era la misma: "No". 

Pronto las personas 
empezaron a buscar a 
Moisés. Cuando lo 
encontraron, empeza- 
ron a quejarse. 
-Danos agua para 
beber. Estamos 
sedientos. Nuestras 
familias están 
sedientas. Nuestros 
animales están 
sedientos. Debemos 
tener agua, o morire- 
mos. 


Mensaje : 

Adoramos a Dios porque suple 
nuestras necesidades. 


Moisés los miró triste. Él sabía que Dios 
proveería para todas sus necesidades. Ellos 
sabían todo lo que Dios había hecho por ellos. 
Seguramente debían entender que Dios los 
había traído aquí. Y él proveería el agua. 
Moisés respondió: -¿Por qué están peleando 
conmigo? ¿Por qué están poniendo a prueba a 
Dios? 

La gente no escuchaba, sólo se quejaban. 
-Para qué nos sacaste de Egipto? Todos 
vamos a morir. 

Moisés no sabía qué hacer. Se volvió a Dios 
en oración. -¿Qué voy a hacer con este pue- 
blo? -Preguntó-. Casi están listos para ape- 
drearme. 

Dios respondió a Moisés: -Adelántate y 
lleva contigo algunos líderes. Lleva contigo la 
vara que usaste para golpear las aguas del 
río Nilo que se convirtió en sangre 
Yo voy a ir delante de ti 
y estaré junto a 
la roca en 
Horeb. 


Versículo para 
memoriiar: 

"¡Si alguien tiene 
sed, venga a mí y 
beba!" 


Golpearás la 

roca, y el í (Juan 7:37). 

agua brota- 
rá. 

Así que Moisés llamó a los líderes y se ade- 
lantó caminando. Encontró la roca y la golpeó, 
como Dios había dicho. ¡El agua salió a borbo- 
tones! ¡Suficiente agua para todos! ¡Más que 
suficiente agua para todos los animales tam- 
bién! 

Una vez más Dios suplió todas sus necesi- 
dades. Dios nunca cambia. Él todavía ahora 
suple todas nuestras necesidades. ¡Qué maravi- 
lloso Dios! 



S ÁJB A D"0 


D , 0} M I \HGO 


w ^ w ^ ^ Si es posible, ve con tu 
familia a un lugar cercano donde haya 
agua. Cuando regresen a casa, llena un 
vaso de vidrio con agua. Mira a través 
del vidrio. ¿Las cosas se ven más gran- 
des o más chicas? Regala un vaso con 
agua fresca a cada persona. Luego 
agradece a Dios por el agua potable. 


Lean y comenten Éxodo 17:1 al 7 durante el culto 
familiar. Busca una piedra plana y escribe tu versículo en ella. 
Úsala para ensenar el versículo a tu familia. Luego ponía donde 
puedas verla frecuentemente. ¿Qué clase de rocas se encuen- 
tran donde vives? 


H)A)C)EjK 


Haz una lista de las veces que hiciste algo 
utilizando aaua este día. 

>ra por las personas que están sufriendo 
una sequía (donde hay poca agua). 


tíüDQ 


j ^w '-v D uraM te el 
culto familiar lean el Salmo 23. ¿Qué nos 
dice esto sobre el compromiso de Dios con 
nuestras necesidades? 


9k)&í)í) Lean juntos Éxodo 17:7. 
¿Cómo llamó Moisés a ese lugar? ¿Por 
qué? Si es posible, investiga acerca del 
nombre de tu pueblo o ciudad. 

WñJ^JhJIV Busca qué proporción de 
la tierra está cubierta con agua. (Busca en 
una enciclopedia o en internet). 

J J J J Lean Lucas 12:22 al 31 en el culto. ¿Cómo 
puedes buscar el reino de Dios en lugar de las riquezas? 
Haz una lista de las cosas por las cuales Lucas dice que no 
debiéramos preocuparnos. 

W uH) u J Busca un cuadro de un rey. Mira una flor. 
¿Cual dice Dios que es más fino? ¿Qué piensas tú? ¿Por qué? 

%hjQ)£j%J D + • a i.* 

w ^ w ^ ^ Pregunta si puedes regar las plantas. 

W^w^^y Canta himnos de alabanza. Luego agradece 
a Dios por atender todas tus necesidades y preocupacio- 
nes. 


I Pon hoy algunas migajas para atraer los paja- 

ros a tu patio. Haz una lista y cuenta los diferentes pájaros. 
Guarda la lista para el culto. 

~^^ Lean y comenten Lucas 12:6 y 7 durante el culto 
familiar. Pide a cada persona que diga la forma como Dios ha 
suplido sus necesidades hoy. Comparte tu lista de pájaros con 
tu familia. ¿Quién ayudó a Dios a cuidar de las aves hoy? 

A A )C)E )J? ) 

^ ^^ ^ ^ Canten un himno de agradecimiento a Dios por 

la forma como suplió hoy nuestras necesidades. Luego agradez- 
can a Dios por las 
aves. 


Dios continuó alimen- 
tando a los israelitas y bus- 
cándoles agua aun cuando 
ellos seguían quejándose. 


ju 


ES 


WtMwEJ i ee y comenta Mateo 7:7 al 11 con tu 
familia. Trabajen juntos para hacer un cuadro o colla- 
ge para mostrar como suple Dios las necesidades de 
tu familia. 

™-^^^^ Repasen el versículo de memoria jun- 
tos. Cuenta a tu familia lo que significa para ti. 

WtJ^JuEJ ¿Como puede tu familia ser hoy las 
manos y los pies de Dios para ayudar a suplir las 
necesidades de algunos hoy? Haz un plan, luego llé- 
valo a cabo. 

¿y (v W t/ iv agradecer a Dios porque siempre 
está listo para escuchar nuestros pedidos. 


ZJUiLJL-OJiL 


tt»S) 


Ayuda a tu mamá en la preparación 
para el sábado. ¿Qué tareas puedes hacer? 
¿Qué comida puedes ayudar a preparar? 


^^ ^ ^ Durante el culto vespertino dra- 
maticen la historia de la lección con tu familia. 
Repitan juntos el versículo de memoria. Pide a 
cada persona que diga qué aprendió de la lec- 
ción esta semana. 

W J J J J £ aH t eM algunos cantos favoritos 
de alabanza. Luego pidan la bendición de Dios 
para su familia en este sábado. 


ACERTIJO 


I instrucciones: Ayuda a los israelitas a recordar las bendiciones de Dios 
durante su tiempo en Egipto y mientras viajaron por el 
desierto, encontrando agua en este laberinto.